El Hombre no sirve los intereses de ningún ser exceptuando los suyos propios.

El Hombre no sirve los intereses de ningún ser exceptuando los suyos propios.

"Ella comenzó a sentir un ahogo y vacío, el corazón comenzó a latir mas rápido de lo normal pero siguió caminando pues lo tenía a él. En medio de la multitud se soltaron de las manos y ella bajo la mirada por un segundo, en el momento que la volvió a levantar el sudor de sus manos comenzó a invadirla y el miedo apareció pues no veía a su enamorado por ninguna parte. Se volvió loca buscando su mirada que no encontraba por ninguna parte. De pronto sus rodillas comenzaron a temblar provocando un pequeño tropezón que la hizo despertar, despertar de un trance que no entendía, un trance que la confundía hasta el mas insignificante nervio de su cuerpo… recobró el aliento y con la mente asumida camino hacía la calle intentando comprender que había sucedido con ella durante todo el día, se dirigió hacía un paseo cercano que daba de frente al mar, se sentó junto a un tren y al son del piano comenzó a llorar recordando que el día había sido perfecto pero que la alucinación de su amado la había consumido por completo llegando a vivir un día con su memoria, con su fantasma."
Extracto de la Imaginación. (via laindecisiondemoralosprocesos)